Encuentra la causa y tendrás medio problema resuelto

Probablemente no es exagerado afirmar que si en un proceso de resolución de problemas el análisis de las causas se hace correctamente, habremos recorrido la mitad del camino hacia su solución. Cuando no se encuentra el modo de resolver un problema se debe generalmente a que el análisis de las causas raíz ha sido deficiente.

Dicho de otro modo: lo importante del proceso de resolución de un problema es que seamos capaces de encontrar la causa raíz del mismo, para poner en práctica una acción que lo solucione para que no vuelva a aparecer. Pero no siempre es fácil encontrar dicha causa.

Si en un post anterior introducíamos la metodología para la resolución de problemas y en él hacíamos referencia a las diferentes herramientas que se emplean en la identificación de problemas, la primera etapa del proceso, en este artículo nos centraremos en la tarea de descubrir las causas verdaderas que dan origen a esos fallos.

Problema es la brecha existente entre la situación actual y la que debería ser o deseada.

El análisis causa-efecto sirve para comprender cómo y por qué existen ciertos problemas o efectos. Su finalidad no es otra que la de identificar el origen del problema siguiendo una serie de pasos y las herramientas asociadas de modo que se logre: esclarecer qué ha pasado, determinar por qué ha pasado y tomar medidas para disminuir la posibilidad de que vuelva a suceder.

A veces la dificultad estriba en diferenciar los síntomas de las causas que dan lugar a los problemas. Un síntoma es toda circunstancia, evento o condición que acompaña a algo y que indica su existencia u ocurrencia. Mientras que la causa se define como aquello que produce un efecto o resultado. Utilizando una analogía médica, un cuadro de dolor fuerte (el síntoma) se mitiga con analgésicos, pero se necesita otro tipo de tratamiento para curar la enfermedad. Por ejemplo, un antibiótico si se trata de una infección (la causa).

El análisis de las causas raíz es un paso clave donde se identifica el fondo del problema, por encima de los síntomas o las aparentes causas de la desviación.

Herramientas para llegar al origen del problema

Presentamos a continuación un listado de técnicas ampliamente utilizadas en el entorno laboral durante esta etapa de análisis y que son de ayuda para identificar, seleccionar y validar las causas raíz de los problemas que aparecen en los procesos:

Puntos clave a tener en cuenta en el análisis de las causas raíz