KAIZENERGY: Lean Manufacturing para ahorrar en el consumo energético

¿Cómo conseguir entre un 15% y un 40% de ahorro energético?

La factura por consumo energético de las empresas industriales es importante. Suele estar en el tercer puesto en el ranking de gastos en las fábricas, tras las materias primas y los salarios. ¿Pero… realmente hacemos lo necesario con nuestros equipos para reducir estos gastos?

Habitualmente en lean manufacturing o lean management hablamos de los 8 despilfarros de nuestros procesos (ver SENTIMOS) pero quizá no debamos dejar de lado el noveno despilfarro: el sobreconsumo energético.

Generalmente las empresas se enfrentan a múltiples problemas o presiones del mercado, como por ejemplo la cuestión energética, pero ¿tenemos la información necesaria?, ¿las herramientas adecuadas?, ¿sabemos cómo abordarlo?, ¿existe un cuadro de mando como los que utilizamos para pilotar los procesos operativos?, ¿nuestros equipos están sensibilizados sobre este tema al igual que con los otros despilfarros de los procesos operativos?

Nuestra experiencia en proyectos de implantación de lean manufacturing y en proyectos de cambio cultural y productivo nos ha hecho reflexionar sobre esta cuestión para avanzar un paso más en el camino de la mejora continua. Vemos que asociando nuestras herramientas de mejora a las competencias de la eficiencia energética podemos, en poco tiempo, ser más competitivos. Esto suena bien, pero ¿cómo lo podemos llevar a cabo sobre el terreno?

ACMP ha desarrollado Kaizenergy: un método destinado a obtener en pocas semanas, productividad y ahorro energético de los procesos. El objetivo principal, como todo kaizen, es sensibilizar a todo el personal sobre la capacidad que tiene de identificar, proponer y sobre todo implementar acciones para conseguir resultados significativos sobre el consumo energético.

Con este tipo de taller kaizen podemos esperar un ahorro directo de un 10% de consumo energético en el primer mes.

Además, como todo proceso de mejora kaizen, ya sea de calidad, de productividad o de seguridad, el reto está en implementar soluciones sostenibles en el tiempo. El hecho de implicar a los trabajadores en la búsqueda de soluciones, hace que se apropien de ellas y sea más fácil implantar y mantener en el tiempo estas mejoras.