SMED: Cómo conseguir más flexibilidad para responder a la demanda de los clientes

Más de una veintena de profesionales pertenecientes a empresas industriales de diversos sectores (automoción, metal, cerrajería, fabricación de componentes, etc.) participaron recientemente en el curso sobre los fundamentos del método SMED, una de las actividades incluidas en la programación formativa en metodologías LEAN que estamos impartiendo en el centro de enseñanza Lea Artibai.

SMED – Single Minute Exchange of Die– es una técnica de organización del trabajo que permite disminuir los tiempos de parada de las líneas de producción o de las máquinas debido a los cambios de utillaje o a la puesta a punto y limpieza de las líneas.

Esta herramienta se basa en la idea de que cualquier cambio de máquina o el inicio de un proceso no debe durar más de 10 minutos.

Como consecuencia de esta reducción de los tiempos se obtiene una mayor flexibilidad frente a la variación de la demanda del cliente y capacidad para disminuir stocks sin pérdida de eficiencia.

Con la ayuda de la optimización de los tiempos de cambio se puede conseguir fabricar menos cantidad  y más referencias diferentes en un intervalo de tiempo sea una ventaja competitiva.