5S: una metodología eficaz y sencilla que mejora la productividad

Las 5S es una técnica de gestión básica en Lean que tiene como objetivo conseguir entornos de trabajo organizados, ordenados y limpios de forma permanente.

Desarrollada en origen por compañías japonesas, su denominación hace referencia al nombre en ese idioma de cada una de las cinco etapas en las que está basado este método: Seiri (organización), Seiton (orden), Seiso (limpieza), Seiketsu (estandarizar) y, por último, Shitsuke  (disciplina y hábito).

En la práctica, lo que se pretende con la implantación de un programa de 5S es que la plantilla disponga del material necesario en su puesto de trabajo, que éste sea accesible y se encuentre en perfecto estado de utilización y limpieza de modo que puedan operar con las mínimas pérdidas de tiempo y material.

«Cada cosa en su sitio, un sitio para cada cosa»es el mantra de las 5S

Aunque se trata de una herramienta «sencilla» que no exige de conocimientos técnicos complejos, si requiere de constancia, compromiso y el empleo de una metodología adecuada para ponerla en práctica con garantías de éxito.

Cualquier organización, con independencia de su actividad, puede incorporar a su modelo de gestión las 5S. Los resultados suelen ser visibles a corto plazo y con un esfuerzo razonable por parte de la empresa.

¿Qué beneficios aportan las 5S?

Las 5S constituyen el punto de partida indispensable para poder introducir otras herramientas Lean orientadas a  la eliminación de los despilfarros en los procesos productivos– TPM, calidad total, just in time– que necesitan un marco de orden y de limpieza mantenido en el tiempo.

“5S disminuye las operaciones sin valor, mejora la calidad y por tanto reduce costes”

Recomendaciones prácticas para que las 5S funcionen

 

En resumen, las 5S es toda una cultura que aumenta la productividad, mejora la calidad, reduce costes, mejora los tiempos de  entrega de los productos, aumenta la seguridad  y contribuye a que el personal  perciba su empresa como un lugar más agradable.

 

Imagen de portada: Freepik